Saltar al contenido

Mes: abril 2018

Lo que el ojo no ve

Es el viejo truco del conejo pero al revés, sostiene el mago callejero cuando deja caer una zanahoria en su chistera. «No se rían», —ruega a su público— «en su interior se encuentra el conejo que introduje antes». Los espectadores le miran con indulgencia entendiendo que su agravio es genuino. Hasta que deja caer en el sombrero un pedazo de carne cruda y reta a quien quiera a meter la mano. Nadie se atreve, pero el mago ha completado el acto de prestidigitación con perfección absoluta, todos dejan buenas propinas.

 

lo-que-el-ojo-no-ve

Deja un comentario

Amores que matan

A esa mujer que a la vuelta de sus viajes cuando hace el equipaje nunca le cabe todo, le aterra la posibilidad de que haya podido dejarse algo tan importante, las discusiones siempre le hacen perder la cabeza. Sus manos navegan con impaciencia por todos los rincones de la maleta hasta vaciarla en un santiamén. Sobre la cama hay unos vestidos, un neceser, cinta americana y un pijama. Sobre la cómoda, una cuerda, ropa interior, somníferos y un frasco de colonia. Pero ese libro del que se ha enamorado no aparece por ninguna parte. Tampoco hay ni rastro de su marido.

 

amores-que-matan

Deja un comentario

Vade retro

Todavía en el salto del sueño a la vigilia, percibe en el aire el olor del incienso, abre los ojos y se encuentra en ese otro mundo que no conoce. El individuo vestido de negro da voces rabiosas en un idioma extraño haciendo el signo de la cruz. A su lado, la joven llora y grita que ha visto al diablo. La anciana repite un susurro incesante, como una plegaria, mientras rocía con agua la habitación. Aterrado ante la posibilidad de perder la cordura, se planta en la ventana y salta, con la única esperanza de que en aquel universo de pesadilla los ángeles de la guarda puedan volar.

 

vade-retro

Deja un comentario
A %d blogueros les gusta esto: