Saltar al contenido

Mes: agosto 2018

Final abierto

La historia está protagonizada por alguien extremadamente desconfiado, a quien le invade la sospecha si un desconocido entabla conversación con él o cuando le piden sus datos personales en el banco. Y ahora está absolutamente convencido de que aquel tipo le ha estado espiando. No importa lo que haga ni dónde se encuentre, siempre que gira la cabeza está allí. Nuestro hombre ha resuelto acabar con la situación y tiene un plan. Hoy, de camino al trabajo, observa atentamente durante todo el trayecto para cerciorarse de que todavía le siguen, esperando el momento adecuado. En este punto introducimos un suceso inesperado: el perseguidor echa a correr hacia él sin más, precipitando los acontecimientos. Así pues, nuestro personaje dobla la esquina, espera a que llegue su acosador, y tras ponerle la zancadilla, le clava un destornillador que lleva en el bolsillo. Lo siguiente que hace es huir del lugar a toda prisa y girar en el primer cruce, donde un individuo le hace tropezar. No tanto por falta de inspiración como por el hecho de que el microrrelato es un género que requiere una lectura activa, vamos a dejar al lector que complete el texto y le dé sentido. Digamos únicamente que cuando nuestro protagonista levanta la cabeza, ve a un individuo con un destornillador dispuesto a acabar con la situación.

 

final-abierto

Deja un comentario

Duda

Soñé que dos pequeños seres se establecían en el tercer cajón de la cómoda. A pesar de que en la vaguedad de aquella fantasía no pude distinguir más que unas sombras, el convencimiento de que tenían algo de humano avivó mi empatía. El sueño se repitió en varias ocasiones, en las que siempre despertaba asaltado por un cúmulo de interrogantes sin respuesta. Como por ejemplo, por qué habían escogido ese cajón y no otro, que además era el que le había dejado a mi novia para que guardara sus cosas cuando venía los fines de semana. ¿No tenían otro lugar donde ir? O cuál era la naturaleza de su relación, aunque yo siempre asumí que eran cónyuges. Hoy despierto con las mismas dudas de siempre y decido explicárselo a mi pareja, pero al extender el brazo, descubro que estoy solo en la cama. El tercer cajón de la cómoda está abierto y vacío. Siento algo de tristeza. Sé que no son reales, pero no puedo evitar preguntarme si me echarán de menos.

 

duda

Deja un comentario

Perspectiva

Lina hace gala de una tristeza perpetua. Su mirada apagada y la boca siempre arqueada hacia abajo, como si fuera a romper a llorar en cualquier momento, revelan una existencia sin duda insatisfactoria de la que daría cualquier cosa por liberarse. La oportunidad se presenta cuando descubre aquella vieja cornucopia. «Lo singular es la leyenda —explica el vendedor—. Si a medianoche alguien se ubica ante el espejo con una vela encendida y lo desea con el fervor necesario, se abre un portal a través del cual la persona y su reflejo intercambian lugares en sus respectivos universos». Consciente de lo insólito de la historia pero arrastrada por la desesperación, Lina adquiere la pieza y ejecuta el ritual con la esperanza de poder escapar.

Por la mañana, todo es distinto. La mujer contempla el reflejo complacida con su propia imagen y tarareando una canción. Está dispuesta a afrontar el día con optimismo. Mientras tanto, desde el interior del espejo y con la mirada triste, Lina observa a su doble y fantasea con que aparezca con una vela a medianoche.

 

perspectiva

Deja un comentario
A %d blogueros les gusta esto: