Saltar al contenido

Mano asesina

La multitud ha divisado por fin al fugitivo agazapado entre las rocas. Accede a acompañarles sin oponer resistencia, aunque sabe que le espera una ejecución. A ojos de los demás es una criatura insensible a la agonía, para quien el acto de matar resulta algo tan natural como respirar. Nadie puede ver ese vacío interior que poco a poco se llena de culpa y menos aún sospechar que se considera a sí mismo un ser abominable. Solo un observador muy diestro sería capaz de percibir el leve pero también persistente temblor de sus manos cada vez que afila la cuchilla.

 

mano-asesina

Publicado enSin clasificar

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: