Saltar al contenido

Muerte de un bohemio

Estaba decidido a crear su obra cumbre pero no tenía dinero para pagar modelos, así que tuvo que resignarse a pintar un autorretrato. Enseguida descubrió la dificultad de plasmar los matices necesarios para evocar todas las sensaciones que requería una pieza como aquella. Pasó largas noches consumiendo alcohol y opiáceos en abundancia, con la esperanza de que le llegase la inspiración, como a tantos grandes artistas. Todo fue inútil. Supo lo que tenía que hacer cuando entendió que la hemorragia de la oreja cortada no sería suficiente para lograr el efecto que buscaba.

 

muerte-de-un-bohemio

Publicado enSin clasificar

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: