Saltar al contenido

Seis

A muy temprana edad, muestra el obstinado propósito de cortarse un dedo. Detesta la escuela porque sus compañeros le miran como si fuera un bicho raro, pero sus padres no le prestan atención, solo les desvela que no apruebe las matemáticas. Al contar con los dedos siempre cuenta de más.

 

seis

Publicado enSin clasificar

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: