Saltar al contenido

Mes: octubre 2018

Servidumbre

Sueño que un huevo me observa con mirada hambrienta. Estoy dentro de una sartén y el aceite hirviendo amenaza con abrasar mis carnes. Justo cuando la situación está a punto de hacerse intolerable, me despierto. De puros nervios picoteo algo de comer y entonces me doy cuenta. El comedero y el bebedero siempre están llenos. Nadie regala nada, he sido una ingenua. Tomo la firme decisión de no volver a poner ninguno más.

 

servidumbre

Deja un comentario

Contingencia

Aquella tarde en que salió del parque del Retiro por la puerta de Madrid en lugar de la de Hernani, que era la habitual, ocurrió algo extraño. En casa, le recibieron una mujer y unos hijos que no eran los suyos y aun así parecían reconocerle. Llevado por la curiosidad, decidió pasar allí la noche. Por la mañana, volvió al parque, lo abandonó por la salida de siempre y se reencontró con su familia. La experiencia de una existencia dual le resultaba emocionante y durante un tiempo alternó ambas puertas, hasta que un día, volviendo de su segunda vivienda, encontró el parque cerrado. Temeroso de perder definitivamente su vida original, probó suerte saliendo de casa por la puerta de atrás, con la esperanza de retornar a su propia realidad. Todavía habita indeciso una nueva versión del parque en la que no hay puerta de Hernani ni de Madrid.

 

Finalista en el X Concurso de microrrelatos «De paseo por el Prado y el Buen Retiro» de la Red de Bibliotecas Públicas del Ayuntamiento de Madrid.

 

contingencia

Deja un comentario

Caso abierto

En el almacén de evidencias la manzana aguarda entera, sumida en la orfandad con la flecha agazapada junto a ella. El orificio en la cabeza del niño es un indicio, pero no la solución. Las respuestas se escapan al mismo tiempo que los pasos sin puntería de Guillermo se apagan en la noche.

 

caso-abierto

Deja un comentario

¿En qué puedo ayudarle?

Era raro el día en que no llamaba al número de atención al cliente. Se sentía cómodo con aquellas locuciones breves y libres de ambigüedad que podían contestarse con solo enviar un tono al apretar la tecla adecuada. Pulse uno para contratar un servicio, pulse dos para consultar sus facturas. Mensajes dirigidos que constituían un oasis en aquel desierto de vaguedades léxicas por el que transitan las relaciones humanas. Hoy, ante una interlocutora de carne y hueso se ve obligado a cortar la comunicación. Por más que desea decírselo, no halla manera de articular las palabras necesarias para contestar esa pregunta que flota en el aire.

 

en-que-puedo-ayudarle

2 comentarios

Escarmiento

Tal vez conozcas a P, ese individuo casado con una mujer vanidosa, más falsa que Judas y de muy mal genio que lo hace tan desgraciado. Podría ser que a este hombre, durante mucho tiempo, todas sus parejas le hubieran acabado dejando por un amigo de personalidad frívola pero con aires de galán de cine y músculos prominentes. Quizás un día P urdió un plan para darle un escarmiento y se emparejó con la persona más insoportable que encontró. Y quien sabe si precisamente aquel día en que P iba a presentar a la mujer a su amigo, éste decidió no acudir convencido de que así P tendría una oportunidad de encontrar la felicidad.

 

escarmiento

2 comentarios

Tesitura

El disfraz de Blancanieves se le resistió, fue necesaria mucha paciencia, mordiscos y tirar de los hilos hasta destrozarlo. La pequeña cocinita feneció sobre las brasas un domingo de barbacoa. Con las cuencas de los ojos vacías y el vientre rasgado, la muñeca de trapo no le despierta demasiado interés. Cuando acabe con el peluche ya solo le quedará el lápiz de dibujo. Se ve tan afilado que cualquiera diría que es un estilete. Para seguir jugando, por la noche tendrá que decidir si quiere más a papá o a mamá.

 

tesitura

2 comentarios
A %d blogueros les gusta esto: