Saltar al contenido

Errores propios

Mis textos gravitan en la transgresión de lo perceptible, soy como un floricultor que que recorta la maleza de lo material buscando revelar los secretos del alma. Y sin embargo un sol quemajoso abrasa mi corazón viéndolos malvenderse en un fracaso sin fin, desahuciados de todo concurso literario. Me hablas de excesos, acaso pensando que ignoro que los jurados ya descartan mi nombre de antemano. Cómo no iban a hacerlo si firmo con estos apellidos que tan desnudos, sin un desdichado adjetivo, embisten mi prosa y causan una sensación de escritura abigarrada.

 

errores-propios

Publicado enSin clasificar

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: