Saltar al contenido

Salvapatrias

Es la eterna cuestión de cuánto tiempo hay que dejar la bolsita de té en el agua. Con solo un minuto de diferencia la infusión puede resultar demasiado amarga o ligera en exceso. Se ha convertido casi en una obsesión. Ha llevado a cabo pruebas durante días y días para encontrar el dichoso punto perfecto. El último intento también ha resultado infructuoso y, como en todas las ocasiones anteriores, descarga su ira ordenando otra ejecución. Que tenga éxito en esta misión es trascendental. De ello depende el bienestar de su pueblo.

Publicado enSin clasificar

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: