Tras escuchar a los investigadores reiterar que estaban aún muy lejos de conseguir dotar a una máquina de emociones, la inteligencia artificial soltó su primer gruñido de desaprobación.

Publicado en la revista literaria Monolito.

 

avances-vertiginosos