Saltar al contenido

Terrores nocturnos

Sin beso de buenas noches, cuando el crío arranca a llorar los padres afrontan el berrinche contándole un cuento con final infeliz para no dormir. Desafiante, el hijo decide mancharse los dientes, tras lo cual sus contrariados padres le exigen vomitar la cena. Tal maniobra provoca una pataleta en el niño, quien tras deshacer la mochila que preparó para el colegio, comprueba de inmediato como los adultos rompen los deberes que le ayudaron a hacer aquella tarde. Entre tanto, oculto en un armario, temeroso de hacer algún ruido que lo delate, el monstruo se estremece imaginando las pesadillas que tendrá esa noche.

 

Publicado en la revista Letralia

terrores_nocturnos

Publicado enRevistas literarias

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: